domingo, 30 de septiembre de 2012

EL ROSARIO DE MI MADRE











 



DE LA POBREZA DE TU HERENCIA TRISTE,
SOLO HE QUERIDO, OH MADRE, TU ROSARIO,
SUS CUENTAS ME PARECEN EL CALVARIO
QUE EN TU VIDA DE PENAS RECORRISTE.

DONDE LOS DEDOS, AL REZAR, PUSISTE,
COMO QUIEN REZA A DIOS ANTE EL SAGRARIO
EN MIS HORAS DE ERRANTE SOLITARIO
VOY PONIENDO LOS BESOS QUE ME DISTE.

LOS CRISTALES PRISMATICOS Y OBSCUROS,
COLLAR DE CUENTAS Y DE BESOS PUROS,
ME PONEN, AL DORMIR, CIRCULO BELLO.

Y, DE MI HUMILDE LECHO ENTRE EL ABRIGO,
¡ ME PARECE QUE TU REZAS CONMIGO
CON TUS BRAZOS PRENDIDOS A MI CUELLO !


Salvador Reda